¿Cuáles son los síntomas del VIH?

Muchas personas que llegan a infectarse con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), experimentan durante las primeras semanas síntomas muy parecidos a la gripe. Esta es una señal de que su sistema inmunológico se ha dado cuenta de que algo está mal y empieza a luchar contra la nueva infección.

Estos síntomas se presentan generalmente de dos a seis semanas después de la transmisión y pueden durar hasta cuatro semanas. La investigación llevada a cabo por el National AIDS Trust sugiere que el 70% - 90% de las personas que se infectan con el VIH desarrollan estos síntomas tempranos.

La investigación también ha demostrado que el diagnóstico precoz es importante, ya que permite que el VIH puede controlarse y gestionarse para que la persona reciba el cuidado más apropiado. Con una gestión correcta el VIH ya no es la enfermedad que amenaza la vida como una vez fue. Better2Know ofrece pruebas del VIH que pueden detectar el virus de sólo diez días después de cualquier exposición potencial.

Primeros síntomas

No todos infectados con el VIH tienen síntomas, pero cuando estos ocurren, más comúnmente incluyen:

  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Erupción en el cuerpo
  • Otros síntomas pueden incluir:
  • Cansacio
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolor muscular
  • Inflamación de las glándulas
  • Náusea
  • Diarrea

Estos síntomas son desde luego muy comúnes para muchas enfermedades incluyendo resfriados y la gripe. De allí que la única manera de saber si se tiene el VIH es hacerse la prueba.

Síntomas del HIV durante los períodos más largos

Después de la primera etapa, viene un largo período cuando hay menos síntomas conocido como 'la fase asintomática'. Una persona positiva sin tratar el VIH puede verse y sentirse bien durante los primeros años de la infección. Puede descubrir que se necesita más tiempo para superar los resfriados y otras infecciones. Este período puede durar alrededor de 8 a 10 años (sin tratamiento, pero mucho más tiempo si se sigue el tratamiento adecuado). Es durante este tiempo cuando el virus ataca el sistema inmunológico provocando una caída en su recuento de CD4.

CD4 es una proteína que se encuentra en la superficie de un tipo de glóbulos blancos (células T) que juegan un papel importante en la lucha contra las infecciones. Son estas células CD4 que envían una señal a otras células en el cuerpo que está presente una infección y debe ser destruida. Cuando recuento de CD4 desciende y el sistema inmunológico se debilita, la persona puede comenzar a experimentar síntomas de otras enfermedades.

Es probable que esto sea una señal de que la persona puede haber entrado en la tercera etapa: la 'fase sintomática' durante el cual las infecciones como la neumonía y la tuberculosis son más probables con un sistema inmunológico debilitado por ejemplo. Los signos de otras enfermedades pueden incluir la pérdida repentina de peso, sudores nocturnos, un aumento en la frecuencia de los brotes de herpes labial, glándulas inflamadas, fatiga y diarrea.

Es durante esta etapa, en la que un sistema inmunológico no puede hacer frente y se producen otras infecciones, que alguien puede ser diagnosticado con el SIDA (ocurrirá una enfermedad que define el SIDA), sin embargo la mayoría de las personas con VIH que toman el tratamiento adecuado con suficiente antelación no llegan a desarrollar el SIDA .

Cualquiera de estos síntomas puede ocurrir en personas sin el VIH, por lo que incluso en esta etapa la única manera de saber es haciéndose la prueba. Usted debe tomar un examen si está en riesgo, incluso si no tiene síntomas. El diagnóstico precoz es importante para el tratamiento exitoso.

Siempre se debe considerar una prueba si:

  • Recientemente ha tenido relaciones sexuales sin protección (sin condón) con una nueva pareja
  • Una pareja sexual le dice que es VIH positiva
  • Ha compartido agujas o material de inyección
  • Ha tenido un tatuaje o una perforación sin una aguja estéril
  • Usted o su pareja han tenido relaciones sexuales sin protección (sin condón) con otras parejas
  • Usted o su pareja tiene otra infección de transmisión sexual
  • Usted está embarazada o planea un embarazo

Hay alguna posibilidad de que un intercambio de fluidos corporales puede haber tenido lugar con alguien que es, o puede ser, VIH positivo